Aquí empieza el Oriente, la otra cara de Cali


14 Febrero 2022   Juan Castillo*

Opinión
Aquí empieza el Oriente, la otra cara de Cali

El oriente de Cali arranca después de la avenida Simón Bolívar o " la Simón", como es conocida está vía o más bien esta frontera. Aquí Los jóvenes del distrito de Aguablanca formaron su barricada para enfrentar, la inseguridad, el desempleo, la angustia, la tristeza y el Hambre, declarada por la UNESCO como una enfermedad en los  países del tercer mundo.

La olla Comunitaria es la forma solidaria de acceder a un alimento a través del concepto "todos ponemos" para la comida de la gente, de los que no tienen qué echarle a la olla. 
Hagamos un sancocho para [email protected], donde [email protected] participamos, esta es la consigna.
Los jóvenes traen la leña, los niños el agua, los hombres montan la olla, las mujeres traen el revuelto, plátano, yuca, papa y las hierbas y todo va al fondo de la olla.


Entre tanto el fogón se prende y salen chispitas juguetonas por doquier, la leña traquea y se consume, se levanta las llamas y saltan pequeñas leguas de fuego. Va llegar visita advierten las ancianas, la leña está alegre con sus lenguas de fuego. 

¡Llegó el Esmad!, advierten los campaneros.


Aquí es puerto resistencia, se alistan los escudos, las piedras, los palos, las llantas se prenden, suenan los disparos y cae una lluvia de piedras y de palos.

¡Cae Juan!
¡Cae María!
¡Cae el policía!
¡Todos caen!
 Al final,
¡Juan Pueblo,
pone los muertos!

El encierro del 2020, con ausencia de Estado y presencia de Covid 19, nos amordazó con tapabocas y miedo de salir a la calle. Todos somos sospechosos de portar la enfermedad, lo que nos alejó de la familia, de los amigos, de la vida, hasta que se reventó por la parte más débil: los niños y la más delgada: los jóvenes. No aguantamos más, un año muerto, nació El Paro Nacional: noviembre de 2021 - N21.


Las ciudades arden,
los carros arden, 
los bloqueos de las vías.
Hambre para todos:
Ricos y pobres, de las tripas surgían las palabras.
El arte se tomó los puentes,
Las paredes aguantan todo:
Una frase memorable cada día, el graffiti... 
El fantasma en la noche la borraba, 
La tachaba con rojo sangre. 
Todo sube, la carne, la papa, los huevos, todo. 

¡Cali capital de la salsa!
¡Cali capital deportiva!
¡Cali capital del cielo!
¡Cali capital del miedo!
 


Compartir

Escrito por


Juan Castillo*

Juan Castillo*

Investigador social y narrador de cuentos e historias. Productor de alimentos orgánicos y generador de paz en el territorio. Actualmente vive, con su familia, en su ecorefugio en el Valle geográfico del río Cauca, zona rural del distrito especial de Santiago de Cali, Valle del Cauca, Colombia. *Seudónimo

[email protected]


Últimas publicaciones